sábado, 27 de junio de 2009

Sección 101N

Buenas tardes de nuevo me place interactuar con ustedes,deseándoles de antemano un lindo fin de semana .

Ahora bien efectúe un comentario breve sobre lo siguiente:

Vivencias y preceptos históricos.
La historia como fuente para el rescate de la identidad.



"Dios les bendiga"

12 comentarios:

Puente Hierro dijo...

Los datos más antiguos del estudio sistemático los tenemos del siglo primero antes de Cristo. Sin embargo para los siglos XII y XVI fueron entrando el uso de las lenguas vulgares en las escrituras antiguas apagando un poco la latina, y la apaga más aún la invención de la imprenta, quedando siempre un pequeño resto donde la caligrafía manuscrita es utilizada sobre todo por escribas y notarios. Podemos hablar entonces del desarrollo de la paleografía latina del siglo I al siglo XVIII. mucha de estas radican en lo que es y lo que sera parte de las vivencias de la humanidad teneindo en cuenta todas las doctrinas y normas que nos rigen desde hace muchs siglos

WILMER PINTO dijo...

Vivencias y preceptos históricos.

La enseñanza de la historia no es asumida como una estrategia integracionista y, por el contrario, tiene fuertes cargas afectivas negativas contra los que están al otro lado de los límites nacionales o los que tienen otra manera de mirar la realidad.

Esta historia heredada y enseñada por generaciones exalta valores que hoy en día han perdido vigencia, no contribuye a construir la cultura de la integración.

Tampoco ha cumplido apropiadamente con el objetivo de recuperar el
pasado histórico de los pueblos para asegurar un futuro digno y solidario, ni favorece la formación de valores éticos y cívicos que estimulen el sentido de pertenencia a una comunidad humana, tampoco ayuda al fortalecimiento de la identidad nacional en el contexto regional y mundial.

La historia como fuente para el rescate de la identidad local, nacional y latinoamericana.

Una de las más importantes reivindicaciones de la humanidad de fines del milenio es la legitimación de la diversidad, la cual ha permitido replantear múltiples conceptos, como el de la interculturalidad, entendida ésta como un diálogo de culturas; la biodiversidad, como el reconocimiento de las diversas manifestaciones de la naturaleza; y el valor de la alteridad, como el soporte de una sociedad en la que el conocimiento y mutuo respeto permiten que las personas logren consensos básicos y convergencias que hagan posible un desarrollo más integral con una construcción colectiva y plural de la democracia.

A pesar de las grandes reivindicaciones en la participación, en el derecho a la educación, en el reconocimiento del género, hay que recordar que se vive en un mundo cambiante y contradictorio, en el que permanecen y se agudizan los problemas de pobreza y desempleo; que
para amplios sectores de la población no se dan las mínimas condiciones de subsistencia y los niveles de ingreso de la mayoría denotan una deficiente distribución de la riqueza.

Existe dificultad para garantizar los derechos humanos y se evidencia un desproporcionado aumento de la delincuencia, de la corrupción y del narcotráfico; que en un desmedido afán de enriquecimiento se continúa destruyendo el sistema ecológico y los sistemas sociales son incapaces de ofrecer oportunidades de educación, salud, empleo y vivienda para todos.

Se ha logrado ampliar la base democrática de nuestras sociedades mediante el ejercicio de los deberes y derechos ciudadanos. Pero, por otro lado, cada día se descubren nuevos y variados recursos naturales, la ciencia y la tecnología nos ofrecen mejores oportunidades de vida y de educación, el hombre continúa en su lucha por conquistar el espacio y la
revolución del conocimiento y la información.

Tenemos por delante el inmenso reto de acceder a la sociedad del conocimiento y enfrentamos a la globalización, defendiendo nuestras especificidades culturales, nuestras idiosincrasias y nuestro acervo histórico.

Para hacerlo exitosamente, tenemos que alejamos del tipo de educación que coarta el desarrollo del ser y acercamos a una educación emancipadora que permita el surgimiento de una ciudadanía liberada y revolucionaria, esencialmente popular, en la que estemos todos por derecho y no pocos por privilegios.

lady dayana dijo...

La historia como fuente para el rescate de la identidad:

hoy en dia la historia ha perdido mucho campo si por asi decirlo,en la parte de cultura ya que nuestras constumbres y enseñanzas hederadas por nuestras generaciones, cada dia pierden mayor valor moral y etico, debido a la falta de valores porque nadie se preocupa por resaltar y rescatar el valor historico de los pueblos y sus vivencias para ver si se logra un mejor futuro que favoresca los valores eticos y morales de cada individuo.

JESUS ROJO dijo...

LA HISTORIA COMO UNA FUENTE PARA EL RESCATE DE LA IDENTIDAD.
Esta historia heredada y enseñada por generaciones exalta valores que hoy en día han perdido vigencia, no contribuye a construir la cultura de la integración.
El conocimiento de nuestro pasado existente bajo nuestros pies, es una necesidad y un derecho de cada habitante de nuestras ciudades, es una obligación para todos nosotros los que hoy habitamos esta tierra en dejar plasmado para los futuros habitantes los elementos básicos de su origen.
VIVENCIAS Y PRECEPTOS HISTORICOS Realmente todo es una vivencia, Día tras día que estamos en este planeta podemos tomar decisiones, elegimos entre una cosa u otra, así trazamos nuestra vida, porque cada quien es el arquitecto de su vida.

jose dijo...

buenos dias profesora: "MAMA"

La historia como fuente para el rescate de la identidad:



Creemos que las construcciones - sean estas sobre o bajo el nivel de suelo - forman parte de nuestra memoria como sociedad y esa memoria conforma nuestra identidad como pueblo. El conocimiento de nuestro pasado, existente bajo nuestros pies, es una necesidad y un derecho de cada habitante de nuestras ciudades. También es nuestra obligación como ciudadanos hacer todo lo posible para que las generaciones futuras tengan los elementos para conocer cabalmente su origen y así reforzar su identidad urbana. Es indudable que si conocemos las variadas fuentes de conocimiento sobre el pasado, si entendemos cómo era la sociedad que produjo nuestra arquitectura y cada uno de objetos enterrados que están a la espera que los volvamos a la vida, vamos a reflexionar sobre el significado y la importancia de las construcciones, expresar las razones de su valor y desarrollar ideas de conservación sustentable para su mantenimiento en el tiempo. Para esto debemos crear un entorno afín al conocimiento, una actitud abierta y expectante que promueva la curiosidad y la búsqueda, para que nuestra cultura se enriquezca y para que la verdad histórica se conozca.

Rescate de la Historia es una ONG que busca que los habitantes de Paraná conozcan la transformación urbana que ha experimentado su ciudad, tomando contacto con las construcciones menos conocidas y por ello menos apreciadas, por encontrarse ubicadas bajo nuestros pies. Distintos tipos de obras hidráulicas y sanitarias realizadas en los orígenes de nuestra comunidad, túneles y galerías históricas, así como descubrimientos arqueológicos hallados bajo tierra son parte de nuestro objetivo para rescatar una historia que debe ser completada. Innumerables tesoros con forma de construcciones están esperando que nos decidamos a rescatarlos del olvido. Cada uno de esos tesoros enterrados tiene una historia para contarnos, una verdad incontrastable y cada uno de ellos forma parte de nuestra identidad como pueblo.
Si conocemos las variadas fuentes de conocimiento sobre el pasado, vamos a reflexionar sobre el significado de los lugares, expresar las razones de su valor y desarrollar ideas de conservación sustentable.
Si negamos el ambiente histórico, negamos la identidad produciendo vacíos para la comprensión y la educación de las futuras generaciones.
Nuestro trabajo recién comienza, a pesar del tiempo que llevamos trabajando juntos. Somos un pequeño grupo de gente que quiere a su ciudad y que sabe que los vínculos con el pasado pueden reforzarse.
Esta es nuestra tarea y te invitamos a que te sumes a nosotros.

Vivencias y preceptos historicos:

La enseñanza de la historia no es asumida como una estrategia integracionista y, por el contrario, tiene fuertes cargas afectivas negativas contra los que están al otro lado de los límites nacionales o los que tienen otra manera de mirar la realidad.

Esta historia heredada y enseñada por generaciones exalta valores que hoy en día han perdido vigencia, no contribuye a construir la cultura de la integración.

katty karina dijo...

KATTY KARINA SALINAS MOLINA
CI: 18.498.078

VIVENCIAS Y PRECEPTOS HISTORICOS:

Los datos más antiguos del estudio sistemático los tenemos del siglo primero antes de Cristo. Sin embargo para los siglos XII y XVI fueron entrando el uso de las lenguas vulgares en las escrituras antiguas apagando un poco la latina, y la apaga más aún la invención de la imprenta, quedando siempre un pequeño resto donde la caligrafía manuscrita es utilizada sobre todo por escribas y notarios.

Una de las más importantes reivindicaciones de la humanidad de fines del milenio es la legitimación de la diversidad, la cual ha permitido replantear múltiples conceptos, como el de la interculturalidad, entendida ésta como un diálogo de culturas; la biodiversidad, como el reconocimiento de las diversas manifestaciones de la naturaleza; y el valor de la alteridad, como el soporte de una sociedad en la que el conocimiento y mutuo respeto permiten que las personas logren consensos básicos y convergencias que hagan posible un desarrollo más integral con una construcción colectiva y plural de la democracia.


LA HISTORIA COMO UNA FUENTE PARA EL RESCATE DE LA IDENTIDAD:


Esta historia heredada y enseñada por generaciones exalta valores que hoy en día han perdido vigencia, no contribuye a construir la cultura de la integración.
El conocimiento de nuestro pasado existente bajo nuestros pies, es una necesidad y un derecho de cada habitante de nuestras ciudades, es una obligación para todos nosotros los que hoy habitamos esta tierra en dejar plasmado para los futuros habitantes los elementos básicos de su origen.
Si conocemos las variadas fuentes de conocimiento sobre el pasado, vamos a reflexionar sobre el significado de los lugares, expresar las razones de su valor y desarrollar ideas de conservación sustentable.

Si negamos el ambiente histórico, negamos la identidad produciendo vacíos para la comprensión y la educación de las futuras generaciones.
Nuestro trabajo recién comienza, a pesar del tiempo que llevamos trabajando juntos. Somos un pequeño grupo de gente que quiere a su ciudad y que sabe que los vínculos con el pasado pueden reforzarse.
Esta es nuestra tarea y te invitamos a que te sumes a nosotros.

oriana dijo...

Sin duda la comunidad mestiza nacional constituye una sociedad a caballo entre las sociedades tradicionales y modernas, como lo evidencian de manera irrefutable sus mitos. Esta situación es consecuencia directa de un proceso de aculturación extensivo e intensivo impulsado por la acción colonizadora, así como un proceso de urbanización súbito y violento. En estas circunstancias, las referencias acerca de los hechos cosmogónicos y del origen de los dioses vernaculares casi son inexistentes en la actualidad. La causa radica en el desprestigio y anulación de dichos dioses por la obra de la acción evangelizadora. No obstante, ésta no ha sido capaz de su erradicación total, pues las referencias a los dioses vernaculares aún sobrevive de manera fragmentaria o implícita en ciertas leyendas o casos. A las antiguas deidades se han sumado otros seres, personajes y objetos mitológicos que la comunidad mestiza ha sabido crear, condicionada por sus particulares vivencias históricas. Estos y aquellos conforman una vasta mitología, en base a la cual se puede descifrar las creencias, conocimientos, impulsos, temores y anhelos, que conforman la subjetividad del mestizo ecuatoriano. Pero además, los seres, personajes y objetos mitológicos de la comunidad mestiza nacional, evidencian otro rasgo fundamental de su identidad: la vinculación estrecha con la cultura de lo que hemos proporcionado con los años y la de lka historia.


la historia como fuente de rescate de la identidad nos tiene que importar ya que de acuerdo al tiempo que hemos estado viviendo nos ha hecho perder nuestras raices historicas y culturales, gracias a la poca informacion que se sudministra dia a dia en la educacion actual, ya no nos estan inculcando lo nesesario para poder tener nuestra cualtura, en las escuelas deberian de inmplementar mas informacion vista y practica de nuestra historia para asi no perder las raies que nos dejaron nuestros anterasado.

joseedgar dijo...

LA HISTORIA COMO BASE PARA NUESTRA IDENTIDAD

La enseñanza de la historia no es asumida como una estrategia integracionista y, por el contrario, tiene fuertes cargas afectivas negativas contra los que están al otro lado de los límites nacionales o los que tienen otra manera de mirar la realidad.

Esta historia heredada y enseñada por generaciones exalta valores que hoy en día han perdido vigencia, no contribuye a construir la cultura de la integración.

Tampoco ha cumplido apropiadamente con el objetivo de recuperar el
pasado histórico de los pueblos para asegurar un futuro digno y solidario, ni favorece la formación de valores éticos y cívicos que estimulen el sentido de pertenencia a una comunidad humana, tampoco ayuda al fortalecimiento de la identidad nacional en el contexto regional y mundial.

Una de las más importantes reivindicaciones de la humanidad de fines del milenio es la legitimación de la diversidad, la cual ha permitido replantear múltiples conceptos, como el de la interculturalidad, entendida ésta como un diálogo de culturas; la biodiversidad, como el reconocimiento de las diversas manifestaciones de la naturaleza; y el valor de la alteridad, como el soporte de una sociedad en la que el conocimiento y mutuo respeto permiten que las personas logren consensos básicos y convergencias que hagan posible un desarrollo más integral con una construcción colectiva y plural de la democracia.

A pesar de las grandes reivindicaciones en la participación, en el derecho a la educación, en el reconocimiento del género, hay que recordar que se vive en un mundo cambiante y contradictorio, en el que permanecen y se agudizan los problemas de pobreza y desempleo; que para amplios sectores de la población no se dan las mínimas condiciones de subsistencia y los niveles de ingreso de la mayoría denotan una deficiente distribución de la riqueza.

Existe dificultad para garantizar los derechos humanos y se evidencia un desproporcionado aumento de la delincuencia, de la corrupción y del narcotráfico; que en un desmedido afán de enriquecimiento se continúa destruyendo el sistema ecológico y los sistemas sociales son incapaces de ofrecer oportunidades de educación, salud, empleo y vivienda para todos.

Se ha logrado ampliar la base democrática de nuestras sociedades mediante el ejercicio de los deberes y derechos ciudadanos. Pero, por otro lado, cada día se descubren nuevos y variados recursos naturales, la ciencia y la tecnología nos ofrecen mejores oportunidades de vida y de educación, el hombre continúa en su lucha por conquistar el espacio y la revolución del conocimiento y la información.

Tenemos por delante el inmenso reto de acceder a la sociedad del conocimiento y enfrentamos a la globalización, defendiendo nuestras especificidades culturales, nuestras idiosincrasias y nuestro acervo histórico.

Para hacerlo exitosamente, tenemos que alejamos del tipo de educación que coarta el desarrollo del ser y acercamos a una educación emancipadora que permita el surgimiento de una ciudadanía liberada y revolucionaria, esencialmente popular, en la que estemos todos por derecho y no pocos por privilegios.

merlys cuello dijo...

vivencias y preceptos históricos:
Esta historia heredada y enseñada por generaciones exalta valores que hoy en día han perdido vigencia, no contribuye a construir la cultura de la integración.

Tampoco ha cumplido apropiadamente con el objetivo de recuperar el
pasado histórico de los pueblos para asegurar un futuro digno y solidario, ni favorece la formación de valores éticos y cívicos que estimulen el sentido de pertenencia a una comunidad humana, tampoco ayuda al fortalecimiento de la identidad nacional en el contexto regional y mundial.

La historia como fuente para el rescate de la identidad local, nacional y latinoamericana.

Una de las más importantes reivindicaciones de la humanidad de fines del milenio es la legitimación de la diversidad, la cual ha permitido replantear múltiples conceptos, como el de la interculturalidad, entendida ésta como un diálogo de culturas; la biodiversidad, como el reconocimiento de las diversas manifestaciones de la naturaleza; y el valor de la alteridad, como el soporte de una sociedad en la que el conocimiento y mutuo respeto permiten que las personas logren consensos básicos y convergencias que hagan posible un desarrollo más integral con una construcción colectiva y plural de la democracia.

KATHERINE ARIAS dijo...

buenas noches!!!!

Rescate de la Historia
Creemos que las construcciones - sean estas sobre o bajo el nivel de suelo - forman parte de nuestra memoria como sociedad y esa memoria conforma nuestra identidad como pueblo. El conocimiento de nuestro pasado, existente bajo nuestros pies, es una necesidad y un derecho de cada habitante de nuestras ciudades. También es nuestra obligación como ciudadanos hacer todo lo posible para que las generaciones futuras tengan los elementos para conocer cabalmente su origen y así reforzar su identidad urbana. Es indudable que si conocemos las variadas fuentes de conocimiento sobre el pasado, si entendemos cómo era la sociedad que produjo nuestra arquitectura y cada uno de objetos enterrados que están a la espera que los volvamos a la vida, vamos a reflexionar sobre el significado y la importancia de las construcciones, expresar las razones de su valor y desarrollar ideas de conservación sustentable para su mantenimiento en el tiempo. Para esto debemos crear un entorno afín al conocimiento, una actitud abierta y expectante que promueva la curiosidad y la búsqueda, para que nuestra cultura se enriquezca y para que la verdad histórica se conozca.

VIVENCIAS Y PRECEPTOS HISTORICOS:

Los datos más antiguos del estudio sistemático los tenemos del siglo primero antes de Cristo. Sin embargo para los siglos XII y XVI fueron entrando el uso de las lenguas vulgares en las escrituras antiguas apagando un poco la latina, y la apaga más aún la invención de la imprenta, quedando siempre un pequeño resto donde la caligrafía manuscrita es utilizada sobre todo por escribas y notarios

Comentarios de Gladis dijo...

Vivencias y preceptos históricos.

La sociedad venezolana puede congratularse por ser su propia autora. En su haber cuentan una colonización que fue obra fundamentalmente criolla, una república lograda tras catorce años de guerra y enmarcada en la consolidación de la independencia de la mayor porción de América del Sur, la superación por una sociedad exhausta de los traumas que marcaron el trabajoso proceso de formulación del proyecto nacional; el establecimiento de la república liberal democrática y su funcionamiento durante medio siglo y la tenaz lucha librada hoy por el rescate de la democracia y la libertad en consecuencia, la sociedad venezolana posee una suma de realizaciones y de valores que legitiman la defensa de la resultante conciencia nacional. Muchos ayudaron en esta área, desde los mercenarios irlandeses e ingleses hasta los inmigrantes, forzados y voluntarios, de muy diversa procedencia. Pero es un hecho que el aporte de ellos se insertó en la obra de los venezolanos de todos los tiempos podemos decirlo con orgullo y hasta con jactancia: nadie nos dio la independencia nacional, lograda en el marco de la alianza Grancolombiana. De ello deriva la incontrovertible autenticidad de nuestra conciencia nacional. Sin caer en los excesos de la historia patria, podemos sentirnos honrados por la circunstancia de que nuestra conciencia nacional refleja un legado muy rico, hecho de violencia, sufrimiento, heroísmo, hermandad de pueblos, y de grandezas y miserias de todo género.


La historia como fuente para el rescate de la identidad.

Hoy día, producto de la globalización todos los avances tecnológicos, somos víctimas de un constante bombardeo de información que más que propiciar la transculturación promueve la distorsión gradual de las raíces históricas de las cuales venimos. La globalización e identidad pueden ser consideradas hoy en día como dos términos antagónicos con lo que es preciso aprender a convivir, sabiendo situarlos en su justa medida y contexto. Evidentemente, se trata de dos realidades que han estado siempre conectadas a las relaciones derivadas de múltiples flujos y reflujos históricos y culturales que han circundado la tierra a lo largo de la historia. Sin embargo, la magnitud alcanzada hoy en día por la globalización y la presión que ésta genera a escala planetaria hace tomar una conciencia creciente del riesgo que entraña para la salvaguarda de la identidad del hombre contemporáneo. Solo cuando tomamos conciencia del riesgo que amenaza nuestra identidad tratamos de salvar sus símbolos, los valores que refleja aquello que consideramos importante perpetuar y transmitir.

francisco dijo...

francisco gomez :
la cultura como base para nuestra identidad:
humberto fernandez moran
es el vivo ejemplo de nuestra identidad,como venezolano cientifico que renuncio a un novel de fisica por no perder la identidad y/o nacionalidad venezolana.A 40 anos de la llegada del hombre a la luna se rememora su aporte nativo de maracaibo,nunca cambio su apartado postal luego de haber trabajado en la nasa en el protecto apolo,dictar catdra de electromedicina y fundador del primer reactor nulear del pais .IVIC.sus restos aun no descansas porque nop esta en su querida patria,sus cenizas estan en suecia junto a su esposa y sus dos hijas porque aun siendo un valor y propulsor de nuestra identidad nacional pues murio repatriado.triste de nuestra cultura ,.bien como un aportye mas de nuestra humilded historia del siglo 20.IVARIANO